El País, un barrio entre lo urbano y lo rural

En terrenos que solían ser fincas y que hoy se han convertido en clubes recreativos, se conformó el sector conocido como El País, el último barrio de la zona urbana, antes de llegar a zonas rurales como San Bernardo. Sus habitantes se precian con orgullo de conocerse entre todos y de considerarse como familia, pues siempre han vivido allí; y los adultos jóvenes, así como sus hijos, no conocen de otro vividero. 

El País, según sus habitantes tiene forma de ‘U’, y se debate entre lo urbano y lo rural, pues para las empresas de servicios públicos, la prestación y el cobro de los servicios, pero ante la Administración Municipal, figuran como un sector rural, y así lo comprueba el documento expedido por la Gobernación del Tolima el 10 de febrero de 1970, donde se le otorga la personería jurídica como ‘vereda El País’. Su reconocimiento como sector urbano es sólo una de las luchas que sus habitantes han sostenido por años. 

Muchos temas pendientes

Según Claudia Vargas, vicepresidenta de la Junta de Acción Comunal, nacida en el sector, e hija de un miembro fundador, antes el sitio era un camino de herradura. “Mi mamá y las vecinas iban al río Alvarado que era un balneario. Las personas se acuerdan lo rico que era ir allí, pero ahora está contaminado. Ahora está más poblado, pero muchos de nosotros fuimos criados aquí”, afirmó Claudia.

Luego de habitar por tantos años allí, la comunidad evidencia que no ha habido cambios en el lugar. “Nunca hemos visto un parque o una zona verde en este barrio. Los niños ni en la carretera pueden jugar. Esto nunca ha sido pavimentado. Cuando hicimos una protesta, nos mandaron al Esmad. Los mismos conductores están cansados de esto”, señaló Angie Lorena Celemín, habitante del sector. 

Así mismo, Jorge Iván Rincón, vecino de El País, sugierió que si el alcalde Andrés Hurtado, se acercara al sector, podría conocer de primera mano las dificultades que afronta la comunidad. Según lo indicado por los habitantes del lugar, el uso del tapabocas es necesario para ellos no sólo en época de pandemia, pues deben protegerse del polvo que levantan las busetas al pasar. 

Un trato digno

Los habitantes de El País aseguran que al sitio muchas veces van los candidatos en campaña o nombran al barrio para conseguir los votos, pero luego los olvidan. Es por eso que, en ocasiones se han visto obligados a tomar las vías de hecho como modo de manifestarse ante peticiones que sienten incumplidas. Tienen muchos documentos donde se corrobora la urgencia de varias obras y mejoras, pero no pasa nada.

Ellos siguen haciendo un llamado a las autoridades correspondientes para hacer presencia en el lugar, ya que consideran que la situación es terrible y que los habitantes no tienen condiciones dignas de vida. Por eso han pensado en dar un tiempo prudencial, antes de realizar una eventual manifestación de nuevo el próximo mes. 

  1. Malla vial

Es uno de los grandes dolores de cabeza para sus habitantes. Todas las vías están destapadas y a pesar de ser el paso diario de cientos de busetas que tienen su paradero en el sector, ninguna Administración ha tomado la iniciativa de pavimentarlas. La afectación no es solo a las casas, por el polvo veraniego o el barro en invierno, sino a la salud de sus habitantes, que sufren problemas respiratorios. Los habitantes de El País ya han realizado manifestaciones al respecto y planean más, si no reciben atención.

  1. Seguridad

Los habitantes de El País consideran que hay un estigma injusto de inseguridad en su barrio. No niegan que en ocasiones suceden robos, pero aseguran que al conocerse todos, el sector es tranquilo y que ese tipo de sucesos ocurren por personas que llegan de otros sectores a cometer sus fechorías o a esconderse. Es tal la mala fama, que muchas veces los conductores evitan recoger pasajeros después de las 5 p.m., por miedo a los ladrones. 

  1. Conectividad

Paradójicamente, a pesar del pésimo estado de las vías, las rutas sí son algo que tiene satisfechos a los vecinos. Rutas como la 11, la 31, la 82 y la 90 circulan por El País y llegan hasta el paradero, ubicado en un enorme lote en el sector. Según la vicepresidenta de la JAC, no se pueden quejar porque pueden acceder casi a cualquier otro sector de la Ciudad, pero necesitan que las vías que conectan con el barrio sean aptas para la circulación de tantos automotores. 

  1. Alcantarillado

La comunidad lleva años solicitando el arreglo de 300 metros de la red de alcantarillado en la carrera 12 con calle 171. El material de la tubería está en asbesto y por el deterioro ya no es apto para conducir las aguas residuales,  por lo que urge el cambio a material de PVC. El Ibal ha hecho presencia y por medio del robot detectaron el daño, pero según los habitantes del lugar, “sólo se han tirado la pelota Administración tras Administración, y nadie ha solucionado el problema”. 

  1. Alumbrado público

También con las luminarias hay inconvenientes, puesto que muchas de ellas llevan años sin cambio y ya es necesario el mantenimiento. La comunidad ha reportado a Celsia los problemas que hay cuando llueve y se revientan cuerdas. Al parecer el personal de la empresa acude y hacen algunas añadiduras, pero la comunidad insiste en que es necesario reemplazar conexiones y luminarias. 

  1. Convivencia

Es de los temas más destacables del sector. La unión y fraternidad de su comunidad es palpable al escucharlos preocuparse por el bien común. Muchos de sus habitantes nacieron allí y se sienten orgullosos de vivir en el lugar, del que destacan su vocación turística, pese a los inconvenientes. Según ellos, todos se tratan como si fueran familiares y la solidaridad es su principal fortaleza. 

  1. Actividad comunitaria

El sector no cuenta con salón comunal, y sus funciones se realizan en la casa de doña Claudia. Pero eso no ha sido impedimento para actividades que convocan a la comunidad. Suelen hacerse bazares, rifas  y sancochadas para recoger fondos para actividades del barrio. Otras actividades como deporte y recreación para los niños suelen hacerse en parques de barrios vecinos, porque El País no cuenta con escenarios deportivos. 

  1. Actividad comercial

El País es zona de clubes turísticos. La Policía tiene allí su club de retirados y hay algunas fincas vacacionales. Propietarios de algunas tiendas y restaurantes funcionan en el sector se quejan por el problema del polvo que afecta sus negocios. El Club Kiwanis del Bienestar Familiar también tiene sede allí, así como una asociación de suelos que da empleo a varios habitantes del lugar. Una pequeña enramada recientemente se convirtió en lugar de culto para vecinos del sector. 

CIFRA: 400 habitantes aproximadamente tiene El País. 

Share

Noticias Recientes

Suscríbete

Recibe contenido diario con nuestra suscripción mensual.

Danos tu opinión