Por hacer ‘chichí’ las dejó tiradas

Imagen expreso cafetero

IBAGUÉ. El viernes a las 9:30 de la mañana la buseta 024 de placas TJA 955 de Expreso Cafetero, conducida por señor Oscar Londoño, conocido en el gremio como el ‘Pollo’, salió de la Terminal de Transportes de Pereira rumbo a Ibagué.
Como es costumbre pasaron por Armenia, Calarcá y la buseta empezó a subir a ‘La Línea’. A parte del frío que se siente al atravesar la coordillera Central, todo iba normal. De pronto un trancón en la carretera detuvo el vehículo por más de una hora.

Frío, frío.Estaban a casi tres mil metros sobre el nivel del mar, a una temperatura de 10 C y una leve, pero helada llovizna. Ante la situación varias personas se bajaron del Expreso Cafetero para comer y buscar un baño para hacer ‘chichí’, entre ellas dos mujeres, una en estado de gestación.

Y arrancó. De un momento a otro abrieron paso. Unas personas se subieron y le dijeron al conductor que esperara a las dos mujeres, “que ya venían”.
Sin embargo el conductor, ‘ni corto ni perezoso’, no le importó el frío, la lluvia, ni la condición de mujeres. Arrancó y las dejó tiradas.
En eso momento, “las pasajeras indignadas por la situación le exigimos a ‘Pollo’ que parara pero hizo caso omiso. El bolso y las pertenencias de las mujeres estaban en el bus”, le dijo a Q`HUBO Esther Ospina.

¿Qué hicieron?. Mientras tanto las mujeres asustadas, sin plata y tullidas del frío se pusieron a llorar. Caminaron varios metros hasta que un señor en una camioneta las recogió y las llevó a un retén militar.

En el bus. Ante la algarabía de la gente, el conductor del bus se comunicó con uno de sus compañeros y le dijo que si le hacía el favor de recoger a las mujeres que él había dejado tiradas.

Así fue. Después de un rato pasó el otro Expreso Cafetero, recogió a las mujeres y en Cajamarca, volvieron al bus ‘del amable’ señor Óscar Londoño.

La preocupación. Aunque parezca algo sin importancia “preocupa la incapacidad del ser humano para apoyarnos. Preocupa que ningún hombre se solidarizó con las mujeres. Preocupa que no haya señales de comunicación entre las autoridades y los ciudadanos”, agregó la señora Esther.

Share