‘La Dama de los Relojes’

Foto: Hélmer Parra / Q’hubo Ibagué

REDACCIÓN Q’HUBO qhuboibague@gmail.com 

Q’HUBO dialogó con Luz Estela Rodríguez, una mujer valiente y aguerrida que labora desde hace 32 años en la plazoleta Santa Librada del Centro de la ciudad vendiendo y reparando relojes. Con su trabajo, esta ibaguereña logró criar y darle estudio a dos hijos y se convirtió en un ejemplo de lucha y persistencia. 

Treinta años como vendedora 

Luz Estela Rodríguez es una ibaguereña a la que muchas personas que frecuentan el Centro de la ciudad conocen o han visto en algún momento debido a que desde hace 32 años labora como relojera en la plazoleta Santa Librada, donde comparte espacio con otros colegas que se desempeñan en el mismo oficio. Esta mujer, que se esmera por mantenerse elegante y bien maquillada durante su jornada, llega todos las mañanas a bordo de una silla de ruedas eléctrica debido a una discapacidad física que le afecta la movilidad; sin embargo, no ha sido impedimento para progresar, tener hijos y alcanzar sus sueños. 

Estudió hasta Décimo grado y recuerda que un día no regresó al colegio pues en aquel tiempo los entornos escolares no eran espacios incluyentes para personas con movilidad reducida. Después de tomar esa decisión, buscó empleo en varias empresas como cajera o vendedora, pero debido a su condición le negaban las oportunidades. 

A principios de los 90, fue a recorrer el Centro de la ciudad y allí le propusieron vender productos en la calle, a lo que aceptó y como estaban en diciembre, comenzó con algunos artículos de Navidad, mercancía que le permitió ganarse sus primeros 50 mil pesos. El oficio le quedó gustando y ubicó su puesto en la esquina de la 15 con carrera Tercera durante unos meses hasta cuando se trasladó definitivamente a la plazoleta Santa Librada, donde ha permanecido 27 años, tiempo durante el cual logró construir su proyecto de vida y sacar adelante a dos hijos, que hoy tienen 27 y 28 años y le siguieron los pasos, pues uno tiene un negocio similar contiguo al de su mamá y el otro estudió Administración Financiera en la Universidad del Tolima y se dedica a importar y distribuir relojes Smartwatch al por mayor. 

Según ella, estos logros se deben a la fidelidad de la clientela, a su persistencia y  capacidad de trabajo, pues labora 12 horas diarias, le ofrece garantía a sus clientes, maneja precios justos y atiende de la mejor manera. A pesar de que es una mujer joven, le preocupa su vejez y por eso trabaja duro para asegurar una vida digna para cuando el cuerpo no le permita seguir siendo ‘La Dama de los Relojes’ del Centro de Ibagué. 

Share

Noticias Recientes

Suscríbete

Recibe contenido diario con nuestra suscripción mensual.

Danos tu opinión